lunes, 22 de mayo de 2017

ARTÍCULO DE OPINIÓN CHAVES NOGALES

Chaves Nogales: Un pensamiento político adelantado a su época

En un momento histórico en el que políticamente afloran las ideologías totalitarias,tanto de derechas como de izquierdas, en el panorama español y europeo en los inicios del siglo XX, las ideas de un extraordinario periodista adelantado a su tiempo chocan contra ellas y lo llevan a huir de donde se han instaurado. Chaves Nogales, que se considera un liberal intelectual al servicio del pueblo, fiel a su pensamiento, desea la instauración de la democracia en el territorio español y, como ésta se pierde con el estallido de la Guerra Civil, al no definirse ni comunista, ni falangista, es considerado enemigo en ambos bandos.

El compromiso de este periodista por la defensa de la libertad, derechos y bienestar del pueblo español le supuso, a mi entender, una vida personal y profesional complicada y temerosa, debido a las adversidades de los poderes políticos totalitarios de su época a los que se enfrentó, no renunciando a su ideología, a pesar de todo ello, hasta su muerte.

Su pensamiento republicano y liberal, contrario a extremos radicales de los totalitarismos, además de su periodismo reflexivo y predictivo comprometido con el pueblo, bajo mi punto de vista, le valieron adversidades, amenazas y repudios de fascistas y comunistas,empujándolo al exilio de donde no regresó con vida.

Periodista destacado durante la II República española, Chaves Nogales no quiso imponer su opinión personal, sino hacer reflexionar al lector para discernir sobre los acontecimientos que estaban acaeciendo. Pienso que él pretendía que los principios para la defensa de la libertad podían ser defendidos por todos, no sólo por los activistas, sino por el propio ciudadano. Por eso, odiaba la estupidez, la crueldad y que el ciudadano español fuera cobaya de los totalitarismos.

Defendía el liberalismo y la democracia , valores que no estaban en alza en aquellos momentos, ni en nuestro país, ni tampoco en el resto de Europa. Al no ser rojo, ni facha, ganó enemigos entre los más extremistas del Frente Popular, que lo consideraban “un liberal sin sangre roja en las venas”. Para el bando nacional, era un enemigo a batir.

Creo que debió sentirse atrapado en una situación hostil y de riesgo entre los revolucionarios falangistas y comunistas. Por eso, fue perseguido, despreciado y rechazado por los activistas de ambos bandos , y decidió irse de nuestro país, antes de que saliera el ganador de cualquiera de estos dos grupos. No quería estar aquí para ver como el pueblo español quedaba destruido por la guerra. Yo en su lugar, hubiera obrado de la misma manera, pues me encontraría en terreno de nadie.

Marchó por este motivo a París exiliado, pero estimo que no cesó en su empeño de informar al pueblo, continuando desde allí sus fuertes críticas sobre los totalitarismos en general y después particularizando las mismas sobre el régimen franquista,vaticinando las penalidades y devastadoras consecuencias del mismo, así como del nazismo que estaba imponiéndose en Europa, ganándose, creo, aún más el desdén de sus partidarios.

Con miedo a caer en las manos de éstos, huyó a Londres tras la invasión de Francia por el ejército alemán. Chaves Nogales advirtió de los peligros de la Alemania nacionalsocialista en sus obras y supongo que pensaría que su nombre podría aparecer en las listas de la Gestapo.

Siguió trabajando allí como siempre, defendiendo sus ideales con capacidad prospectiva y premonitoria, independiente, ecuánime y, en definitiva, con sentido común, hasta que curiosamente falleció de una enfermedad y no en manos de sus enemigos. Muere sin ser reclamado intelectualmente, ni políticamente.

A pesar de su incansable labor periodística en defensa del pueblo español, su libertad, igualdad y bienestar, llama la atención que fuera un gran desconocido hasta la llegada de la democracia en España. Esta situación pudo motivarse por vivir en el exilio a consecuencia de defender un pensamiento liberal lejos de los extremos totalitarios del fascismo y comunismo.
Su visión crítica de la realidad y la previsión de lo que pudiera ocurrir, le ha dado un reconocimiento póstumo y tardío a este hombre que prefirió mantenerse fiel a sus principios por encima de todo, incluso de su familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario